La Alcarria conquense después de Leader I

Imagen:Paisaje de La Alcarria de Cuenca desde Albendea,uno de sus más entrañables pueblos

Como introducción a una semana que a Huete y comarca de La Alcarria Conquense he querido dedicar cuando se cumplen mis veinte años de trabajo y paisanaje (4 febrero 1992/2012), comparto el texto La Alcarria Conquense después de Leader que, a petición del equipo de redacción de la revista “Actualidad Leader”(M.A.R.M)  voluntariamente escribí en 1998  y cuyo original puede consultarse enhttp://www.marm.es/ministerio/pags/biblioteca/revistas/pdf_LEAD%5CA…

 

En los umbrales de los 90 y como respuesta esperanzada a ese “Futuro del Mundo Rural” que desde la U.E se preveía con tintes nada halagüeños de seguir por las vías de una política exógena,la D.G. VI da luz verde, el color de la esperanza,a una iniciativa comunitaria de Desarrollo Rural llamada LEADER que con 54 programas aprobados en España pretendía su desarrollo a través de la participación, de la adecuada y óptima utilización de recursos y, por supuesto, de la diversificación y, a la vez, la integración.

Uno de estos Programas fue el destinado a movilizar una zona al noroeste de una provincia rural y deprimida, Cuenca, con una población mermada y envejecida, nada consciente de su difícil futuro y apenas ilusionada, por tanto, en la mejora del mismo.

La Alcarria Conquense, o mejor dicho, una ínfima parte de su población, quería ver en LEADER la solución a un problema en la mayoría de los casos más particular e inmediato que general y a largo plazo…

No fueron, pues, fáciles los comienzos de LEADER I en La Alcarria de Cuenca, y menos para mí, mujer y con toda la ilusión de quien por fin va a poder contribuir en la práctica a tanta teoría, más aburrida que bonita, aprendida en su formación previa como Agente de Desarrollo Local, una profesión que las gentes del mundo rural, más hechas a lo concreto, han sabido aceptar en esa figura que les infunde una confianza real en su medio, en sus recursos, que les apoya y orienta en la utilización de los mismos de cara a trabajar en un proceso de desarrollo integrado y duradero.

Precisamente es la INTEGRACIÓN la clave de un proceso de desarrollo.

O al menos, así lo entiendo ,no sólo desde mi pasada experiencia como Coordinadora del LEADER de la Alcarria Conquense sino desde la posterior en un seguimiento voluntario desde el 95.

Es preciso, indispensable, integrar todos los recursos: culturales, sociales y económicos si lo que se pretende es el mantenimiento de una vida rural, como primer e inmediato objetivo, y la mejora de su calidad, a más largo plazo y según se propugna en la Declaración de Cork.

Por eso, LEADER I en La Alcarria no fue sino la llave para abrir una puerta al desarrollo. Como técnico no entendí LEADER como un fin, sí como un medio para que las gentes de esa zona fueran capaces de redescubrir sus propios recursos,empezando por ellos mismos, los humanos; de conocerlos, de valorarlos y, dentro de un proceso que a seis años vista no ha hecho sino comenzar, de utilizarlos como vía para su desarrollo.

Imagen de Huete, desde 1992 sede comarcal de  los diversos Programas Comunitarios de desarrollo rural(Leader y Proder)

Un antes y un después

Los técnicos LEADER entendíamos que no podía existir acción sin sensibilización y motivación previas.

Por ello, hubimos de apoyar con LEADER I iniciativas aún a sabiendas de la posibilidad de un fracaso.

En unos casos porque el promotor no nos inspiraba suficiente confianza, pero… era el que teníamos, el que estaba dispuesto a asumir un riesgo; en otros, la iniciativa no prometía una calidad deseable…en la teoría, pues en la práctica no había una alternativa mejor. Y en muchos casos, y aún con la incomprensión y la desaprobación de la Administración, tuvimos que apoyar iniciativas de carácter no lucrativo que, efectivamente, no creaban puestos de trabajo de manera inmediata, pero, indirectamente, podía promoverlos, atraer población y hasta provocar una rentabilidad económica.

¡Ay el turismo rural! ¡cuántos proyectos de arreglos de fachadas, iglesias, casas y hasta la construcción de éstas se incluyeron en esa Medida 3 tan engrosada en casi todos los LEADER! Más que la medida de Turismo Rural fue el cajón de sastre-y desastre- donde se metieron proyectos y más proyectos de cuya rentabilidad ya entonces dudábamos algunos.

Y en el otro extremo ¡qué pocos proyectos en esa Medida 5 de valorización y comercialización de productos agrarios!

Y es que el agricultor de La Alcarria Conquense no tenía tanta fe en LEADER, más bien desconfiaba de unas ayudas que podían entrar en competencia con las que hasta entonces él recibía de la P.A.C.

Con la incomprensión de algunos, con el apoyo de otros, como el equipo de técnicos del MAPA, y con la confianza creciente de una población que hoy viene con nuevas y mejores ideas, LEADER I se convirtió para La Alcarria Conquense en el desencadenante de lo que sigue siendo un lentísimo proceso de desarrollo.

No contó con proyectos estrella, tan deseados y alabados por estudiosos y expertos de la teoría del desarrollo rural pero sí es cierto que los que hubo, aún con su escasa o nula calidad en algunos casos, han servido para que exista un “Después de LEADER” y éste sea activo, esperanzador y con una permanente mejora de la calidad.

Por ello, convencida y llena de satisfacción que quiero transmitir a los compañeros que ahora en LEADER II trabajan con ilusión y mucho esfuerzo en sus zonas, he de manifestar que aquello que en Mayo de 1992 fue el lema bajo el que AEIDL nos convocó en Bruselas a ese primer Encuentro Europeo de LEADER, en La Alcarria de Cuenca y pese a la denegación de LEADER II se sigue haciendo, muy poco a poco, realidad. Porque LEADER fue un éxito y no porque todos los fondos pudieron ser invertidos en proyectos, ni porque dio lugar a lucimientos personales, tampoco por los reconocimientos y premios que empresas y grupos promovidas desde LEADER están recibiendo, ni tan siquiera o no sólo por esos  más de cien puestos de trabajo creados y en consolidación.

El éxito de LEADER I fue que consiguió crear una base para implicar a la población en su desarrollo, para generarles autoconfianza en sus recursos lo que ha provocado en los tres años posteriores a LEADER la creación de más de una docena de nuevas empresas y la mejora de otras tantas en una comarca tradicionalmente de poca iniciativa como es La Alcarria.

*Mª Paz Risueño Villanueva fue Coordinadora del LEADER I Alcarria Conquense

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s