MUJERES ¡¡¡A Empoderarse !!!

Texto íntegro de mi intervención sobre El Empoderamiento de la Mujer en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer 2013,promovido por la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de San Clemente (Cuenca)

     Muy buenas tardes, paisanas… y paisanos de este mi pueblo manchego de San Clemente.Nos hallamos de nuevo conmemorando una fecha: 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer -el adjetivo “trabajadora” se nos presupone, como el valor a los toreros-, como lo es desde que hace 156 años: un 8 de marzo de 1857, en Nueva York, un grupo de obreras abrieran la espita para una reivindicación tan justa como la del derecho a una IGUALDAD en el salario para quienes, independientemente de su género, realizasen idéntico trabajo. Hoy, aún en menor grado, esta discriminación persiste: realizando iguales tareas,las mujeres cobramos un salario inferior en un 13% 
      La actitud necesariamente beligerante de aquel largo centenar de mujeres se convirtió en mucho más que un símbolo. Fue la primera y firme pincelada de una imagen, que a nivel mundial, hoy llamamos “empoderamiento” de la mujer, término que, por cierto, como barbarismo nada me gusta.
      Empoderamiento, con origen en la palabra inglesa empowerment, muy discutida por no ser definición universal, lo que supone muchas interpretaciones y usos.
Apoderar, hacerse dueño de algo, ocuparlo, ponerlo bajo su poder, hacerse poderoso o fuerte, prevenirse de poder o de fuerza… significados para un significante no aceptado por la R.A.E
      Cierto que tampoco me gusta otra palabra que sí consta en nuestro diccionario de la RAE: discriminación. No tengo nada contra este significante, a no ser su propio significado de injusto trato ¿Quiénes de aquí no lo hemos sufrido alguna vez?
¿Cuántos de los ejemplos podemos estimar como discriminación de género?
      De unos años a esta parte, bastante se habla de un tipo de discriminación, la llamada discriminación positiva que a las mujeres se nos aplica, más de teórico derecho que de pleno hecho. Como toda discriminación, no me gusta, y sin embargo, la estimo aún imprescindible como instrumento para forzar una igualdad de derechos a los que naturalmente todas aún no tenemos acceso.
      No es que así cierre la boca a quienes, irónicos e irónicas, os preguntáis: ¿para cuando un día internacional del hombre? ¡Lo lleváis viviendo miles de años! Tan gratuita, inconsciente e indudablemente como las mujeres hemos sido relegadas con preposiciones como “de”: señora de, hermana de, amante de…, por no citar el hija de…
      Hoy, por fin empezamos a creer que, igualmente, se puede ser señor de… -por cierto, en este caso curiosamente se dice “esposo”, hermano de… y hasta hijo de… Y no sólo lo creemos, ¡lo vivimos!, gracias al esfuerzo continuado en la consecución de igualdad de oportunidades, ¡y cuantas veces criticado por nuestras propias congéneres!
       Por tanto: ¡sí al EMPODERAMIENTO DE LA MUJER! Empoderamiento que nuestra paisana manchego-albaceteña Elvira Sánchez Muliterno define así:
“El empoderamiento femenino es el proceso interior que ha de realizar cada mujer para el aumento de autocontrol a través de la toma de conciencia, del trabajo sobre las cuatro dimensiones que componen al ser humano; mental, emocional, físico y espiritual y de la conexión con su feminidad. Dando lugar a la toma de decisiones y acciones basadas en su autenticidad y en el amor, en contraposición al miedo. Llevándola a conseguir el control sobre su vida y conquistando el puesto de complementariedad, emancipación y realización que le corresponde, integrando y expresando armónicamente sus valores femeninos llegando así a la propia autonomía e individualidad personal.”

     Empoderamiento que surge como movimiento por la lógica necesidad de humanizar políticas y programas de desarrollo ¿qué mejor forma de evitar crisis que humanizando mucho más nuestra sociedad?
Precisamente, de humanizar sabemos mucho las mujeres. Pienso que incluso con prácticas en exceso, y ya sabéis: los extremos se tocan, y el empoderamiento sólo es posible cuando tomamos conciencia de que, como personas, somos únicas. De que nuestra vida nos pertenece, y por tanto, somos nosotras responsables de nuestra felicidad. Para ello hemos de conocernos mediante un proceso de autoexploración interior, porque sólo cuando seamos capaces de valorarnos, podremos ser valoradas por los demás.
      Valoradas como personas, únicas, diferentes y con capacidades. Ya no alguien “dependiente de”, sino dueñas de nosotras y nuestra realidad.

Muy lejos de esas mujeres que yo llamo “dulcineas” y que rechazo como objetos. Mujeres perfectas, quizá en apariencia, ante los demás -generalmente hombres- que así las idealizan, pero… irreales y cobardes, amparándose permanentemente en un: “me deja, no me deja”, para no hacer por ella mismas.¡ para no SER ¡
Muy lejos de las otras, que llamo “sanchicas”, y que lamentablemente, algún que otro exponente hallo aún en nuestra Mancha. Mujeres que del extremo del idealismo pasan al de un materialismo prosaico, que les impide su propio empoderamiento porque no llegan a gozar de las pequeñas cosas, las que nos acaecen a diario. Siempre anhelando lo que no tienen, siempre la vista puesta en esa insula Barataria.
Están esas otras congéneres: las mujeres “Jarrillo de mano”, siempre dispuestas, que a nada dicen no porque no saben. No las educaron para perder el tiempo. Tampoco para hallar el lugar que les corresponde porque, quizás, entiendan el empoderamiento como cosa de hombres. Ellas bastante tienen con ser útiles a… ¿ellas? ¡Cuidado¡ como tan bellamente expresa mi amiga Begoña Eguiluz Sólo puede ayudar a ser quien ha aprendido a ser “para s픡 he aquí el auténtico empoderamiento ¡

El poder proviene de la autenticidad de la persona, dice  Elvira S. M. Así pues, hemos de trabajarnos -nunca es tarde- un fuerte sentido de la individualidad porque no podemos alcanzar un poder real si copiamos a otras. Quizá, sigue diciendo Elvira, y también yo lo pienso, esta es la causa de que las mujeres no hayamos logrado alcanzar un poder real en la sociedad. ¡Cuantas mujeres lo intentan adoptando modelos masculinos! Son las que yo encuadro en un tercer tipo de mujer: la mujer “tapón”, que incoherente busca su propio empoderamiento impidiendo el de sus congéneres. Son las que primero aprovechan cuotas-políticas, consejos de administración de empresas; y una vez dentro, si te vi, no me acuerdo, compañera.
Como siempre, es cuestión de fe. En nosotras, porque: ¿quiénes de aquí creéis realmente en vosotras mismas? Algunas de vosotras que me conocéis más, habréis sido testigos de mi irónica sonrisa cuando me habéis puesto de manifiesto vuestra admiración, preguntándome: ¿no te da miedo viajar sola? ¿No te da miedo hablar en público? ¿No te da miedo…?
Sonrisa la mía, sí. ¡Claro que me da miedo! es mi habitual compañero, al que teniendo cerca, sí me empecino en dominar.
Y hablando de compañeros y de sonrisas, voy a hablar de otros dos que igualmente lo son para mí. Uno, el libro, que nos hace mucho más libres porque nos deja aprender y respetar.
Hoy, el libro que comparto con vosotras posee precisamente un nombre que mucho tiene que ver con lo que aquí nos ha traído, porque detrás de “La sonrisa de La Magdalena”, hay una historia que conforman muchas otras de diversas mujeres. Os las voy a presentar. ¡Bueno, yo no! Lo va a hacer un hombre, su autor: Óscar da Cunha, lo hace hoy al alimón, conmigo, a través de literales retazos extraídos de la novela que, por cierto, os recomiendo.
Os pido que, atentas, en posterior coloquio, manifestéis vuestra opinión acerca de estas otras sombras, que no son las 50 de Grey, sino las de 6 mujeres que ya os presento:
CAMILA: En primer lugar ¡cómo no! una mujer rural tradicional. Era también la clásica mujer de pueblo: cariñosa y siempre dispuesta a prepararte un buen estofado a cualquier hora del día. Una mujer sencilla y sin laberintos interiores. Vivía y dejaba morir.
NIEVES: Nieves era, toda ella, una piedra filosofal. Todo lo que tocaba lo convertía en oro. Su gran magnetismo se contagiaba de forma positiva. Hasta Eugenio, su marido, que siempre había sido un tipo corriente y con poco éxito, hoy día disfrutaba de una muy buena posición económica y era uno de los varones más deseados en ciertos círculos de la ciudad.
Ya desde niña había sido igual. Una auténtica princesa, con las ideas muy claras (dudo que las princesas las tengan)* y sin pelos en la lengua (idem)* Siempre fue el objetivo inalcanzable de todos los chicos del colegio.
¿Por qué sois todos los tíos iguales? Os parimos niños y nunca maduráis.
MARTINA: Ella fue mi consuelo, se convirtió en una buena compañera. Debo reconocer que yo me quedé absolutamente deslumbrado por su elegancia, su apostura. Martina, tu madre, era la reencarnación de todas las figuras clásicas que hoy vemos en los museos, incluso poseía su misma frialdad marmórea.
MIRA: Una mujer magnífica: lo que ocurre es que resulta más cómodo dejarse manipular y deslumbrarse por el último modelo de coche. Es más fácil sucumbir ante la oferta de una nueva televisión superplana que ponerse a reflexionar sobre nuestro interior. Además, la sociedad procura mantenernos siempre totalmente hipotecados, de forma que no nos quede tiempo ni ganas de reaccionar. Es como el burro al que le atas la zanahoria delante. Los cuatro fabricantes de zanahorias hoy dominan el mundo

La tecnología va creando un pensamiento único, al que llaman “la verdad”, la explicación científica y racional; pero los seres humanos, muchas veces, nos hacemos preguntas a las que el dogmatismo no puede responder. Son preguntas que afectan a nuestros sentimientos más profundos, y son los mismos interrogantes que se hacían los pueblos hace treinta siglos. ¿Qué me dices, por ejemplo, del amor? Y no me refiero al sexo, sino al auténtico amor. No es un valor tangible, cuantificable ni dirigible…. ¿Y qué sabe la ciencia sobre el amor…? ¿Por qué nos quedamos a veces extasiados ante la belleza de un paisaje? ¿Por qué hay piezas de música que nos sobrecogen? No todo es tan racional… Porque no sólo somos lo que vemos, somos seres mucho más complejos. Nuestro cuerpo no es más que una parte de nuestra existencia.
ALBA: Los tíos sois unos animales. Ahora entiendo por qué en la Biblia se cita que Dios creó primero al hombre. Cuando se dio cuenta de todos los errores que había cometido, decidió corregirlo creando a la mujer. No obstante, la Biblia es un texto de carácter religioso, lleno de parábolas que hay que saber interpretar. Yo, realmente supongo, que entre la aparición del hombre sobre la tierra y la de la mujer, debieron pasar varios millones de años porque sois más primitivos que el cuchillo de sílex
MARTA: Siempre es difícil elegir. La propia vida es una contradicción, cuando comienzas a entenderla, se acerca la hora de irte… Las rosas tienen espinas, la buena comida engorda, cuando empiezas a familiarizarte con tus tetas, se te caen, y cuando encuentras a tu media naranja, viene otro y se queda con el zumo. Nos conformamos eligiendo el color de los zapatos o la marca de tampones que nos metemos, pero las grandes decisiones, las que realmente rigen nuestra vida, no las tomamos nosotros

Víctor: (sobre ella) Nos convertimos en grandes amigos. La quiero, la quiero como la mejor amiga que he tenido en mi vida. Es la mujer con la que más sentimientos diferentes he compartido… Aprovecha la vida, no te separes nunca de las personas que quieres y te quieren. Lo demás no vale una mierda. Sólo valemos lo que somos capaces de dar y recibir de los demás, de nuestros seres queridos.
…Marta
Seis mujeres, seis. ¿Diferentes? ¿Sanchicas? ¿Tapones? ¿Dulcineas? ¿Jarrillos de mano? ¿Empoderadas? … ¿Camino de serlo? Vuestra es la palabra. Mías, sólo 6 más en dos expresiones de idéntico significado.
La una, la aprendí hace pocos días de otro hombre sabio: Barney Sharrat, un maestro de la edad que es compañero de red social y que me dio su empentón en la que es su lengua con este: “More power to your elbow ¡¡¡”
La traducción literal sería “más poder a tu codo” lo que, aquí, en nuestra Mancha es tan simple como rotundo ¡¡¡ Palante !!!

**************************************************************************************************************

El ser humano solo llega a conocerse en soledad. Hay que escudriñar y disfrutar el pequeño mundo de uno mismo. Disfrutar cada alegría de la vida en presente, sin añorar tiempos equívocamente percibidos  como mejores o con la expectativa de alcanzar la felicidad. Nuestro estado de ánimo depende muchísimo más de la disposición de la mente que de las circunstancias que nos rodean. No perdamos el tiempo, la materia de la que se compone la vida, en perseguir lo inalcanzable. No nos enganchemos a lo imposible por miedo a lo posible .Degustemos la vida como el último trago de un buen vino: disfrutémosla y disfrutemos del amor a una misma ,a los demás ,a la naturaleza ,a la propia obra, a la sorpresa. de Mujer creciente ,Hombre menguante(2007) Javier Urra .editorial La esfera de los libros

Otros libros que ,igualmente recomiendo a mis congéneres sanclementinas:

*La sonrisa de La Magdalena(2012) Óscar da Cunha. ediciones Atlantis

*Las Mujeres que leen son peligrosas. Stefan Boltmann  Maeva ediciones

*Mil soles espléndidos. Khaled Hosseini. Letras de bolsillo

*Último otoño en París (2013) Milagros del Corral.TH novela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s