Florencio de la Fuente y Pedro de Matheu

Florencio de la Fuente ante 2 retratos obra de Pedro de Matheu,uno de ellos (izda carboncillo) el de su madre.

        Otro 16,y ya van diez desde que nuestro Quijote de La Alcarria emprendió viaje a ese Lugar que dicen de eterna luz.

        Otro día para recordarlo con una sonrisa y, como siempre, para beber de tantas y tan vitales fuentes como las que Florencio de la Fuente nos legó y hoy invitamos a compartir a través del conocimiento que siempre ha de engendrar del tan preciso amor.

       Amor al Arte,a la Cultura que Pedro de Matheu, nuestro coprotagonista hoy, quiso y supo  contagiar a quien, como Florencio, poco había que empentar al aprendizaje de quien siempre fue receptiva esponja.

       Pedro de Matheu, además de proporcionarle una estabilidad material definitivamente consolidada con su integración laboral en el antiguo Instituto de Cultura Hispánica(hoy OEI), fue para él instructor en ese magisterio de la vida que supone mucho más que una educación en materia cultural o social. Educación para la vida, la que fue calando en nuestro Pequeño Gran Hombre de la Mirada Azul.

      Pedro de Matheu, a quien hoy nos acercan quienes tienen toda la legitimidad para hacerlo:

El primero,el propio Florencio de la Fuente, en el texto que sirvió de Introducción al libro “Pedro de Matheu” de Juan Fdez Lacomba y en el año 2000 editado-siquiera formalmente, que otra cosa fue quien puso los fondos-  por la Fundación Florencio de la Fuente (Huete) y el Ayuntamiento de Requena. 

Junto al propio Florencio, es hoy Pedro Jaime de Matheu López ¡gracias de corazón ! quien ha querido responder a nuestra petición compartiendo aquí sus sensaciones en torno a su tío abuelo y “ese joven siempre arreglado, dinámico y amable” que para quienes le quisimos y le queremos, siempre será Florencio de la Fuente.

Retrato de Pedro de Matheu,hecho por Vázquez Díaz http://webs.ono.com/fruizse/Pedrodemat.htm

PEDRO DE MATHEU…
Conocí personalmente al pintor Pedro de Matheu a raíz de su definitiva venida a España, una vez finalizada la Guerra Civil. Procedente de París llegaba a la capital un personaje inusual para el contexto de la ciudadanía de la posguerra madrileña; su porte distinguido y sus maneras elegantes, así como la posesión de todo un bagaje de la cultura diplomática internacional y artística de su momento,le hacían ser, junto a sus contadas amistades e interlocutores en aquel momento, un personaje único.Sobre todo para la mirada del entonces voluntarioso joven castellano como yo, también recién llegado a la capital ávido de conocimientos.
Nuestras diferencias eran notables,pero su amabilidad y educación hicieron más fáciles y cordiales una relación laboral emprendida en el año 1946.A partir de aquella fecha fui convirtiéndome,con el beneplácito de doña Mila,madre del pintor,en encargado y persona de confianza del diplomático, artista y hombre de mundo que fue Pedro de Matheu.
A su lado,desde entonces,compartí y tuve la oportunidad de asistir a los hechos fundamentales de lo que fue su vida,especialmente la de pintor,acompañándole en múltiples ocasiones en viajes y estancias,allí donde se entusiasmó y permaneció estudiando sus lugares y motivos.
La pasión de Pedro de Matheu hacia la pintura fue algo vital y constante, hecho que pude constatar día a día a lo largo de todos aquellos años hasta la misma fecha de su fallecimiento en 1965.De aquella condición de artista también fui partícipe,junto con un sinfín de conocimientos que de manera paternal, a la vez que amistosa y cordial,fue capaz de transmitirme poco a poco.Entusiasmo que me ha llevado a una valoración general del arte, algo que hoy agradezco y de lo que me siento orgulloso,como depositario de un tesoro generosamente otorgado,con el cual hoy puedo observar,ctemplar y enjuiciar la realidad,desde la belleza y la emoción.
Por todos estos motivos,mi sentir personal se ha visto en más de una ocasión en deuda con la figura de Pedro de Matheu.De ahí que,tras su muerte y la de sus más inmediatos familiares,decidiera responsablemente convertirme en el depositario de la memoria del pintor: rescatarlo de su posible olvido y evitar una todavía mayor dispersión de su obra,tarea que emprendí de inmediato como primer admirador leal de su pintura. Desde aquel momento,no he escatimado ni tiempo ni esfuerzo para hacer realidad el hecho de colocar en su justo lugar la figura del pintor.
Florencio de la Fuente.
                                                                                       Villanueva de Guadamejud, Cuenca,septiembre 2000

 

FLORENCIO DE LA FUENTE EN LA FAMILIA DE MATHEU…

Cuando era muy niño 13 años, mi madre, Dolores, me llevó a Madrid a conocer mi familia en España. Mi abuela Mila , mis tíos :Consuelo, su esposo José Luis; Pierre ;Germán de Falla Matheu;Maria Luisa y su su hija Maribel de Falla, mi prima… Tuve la oportunidad de conocer a Florencio, un joven que siempre muy arreglado, dinámico y amable asistía a mi tío Pierre . Florencio me contó mucho de la historia y legado de mi familia en esas vacaciones y me daba consejos de cómo debería comportarme . Pasó el tiempo y siendo yo un hombre formado y casado tuve la oportunidad y la grata sorpresa de que Florencio decidiera tomar vacaciones y nos visitara en Costa Rica.
Junto a mi esposa Noemy,mis hijos Michelle y Pedro Jaime pasamos unos días lindos haciendo recuerdos de mi familia y escuchando los planes que tenia para presentar en su Museo en Cuenca y en otros importantes museos y lugares la obra de mi tío Pierre, que sin lugar a duda llenaba de grandes satisfacciones a Florencio por donde la presentaba. El gran cariño, la lealtad y el cuidado que siempre tuvo para la memoria de de mi tio Pierre nos lo dejó claro en todas sus conversaciones diarias, como a todos en nuestra familia.
En esta ocasión estuvimos en la playa en el Pacifico de Costa Rica, nos bañamos en el mar y aunque ya era un hombre mayor disfrutó y se divirtió como un niño,
De hecho tenía un espíritu de un niño, con una energía, una visión del mundo y del futuro siempre positivo, siempre pensando bien como un hombre noble que era en su esencia. También visito en una ocasión El Salvador para presentar orgullosamente en la tierra que vio nacer a Pierre de Matheu su obra. Tuvo muy buena acogida, Mi madre y mi hija asistieron al evento .

Siempre que tenia actividades donde se presentaría la obra de Pierre él me lo comunicaba y me invitaba. Nos decía “mientras Florencio La Fuente viva la obra de tu tío Pierre se mantendré viva” y asi lo hizo.

La humanidad perdió un gran conocedor del arte, la sensibilidad artística y amante de la belleza y nuestra familia perdió un gran amigo .
Pedro Jaime de Matheu López Costa Rica,julio 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s