¿Don Quijote huye de San Clemente?

El pasado día 17 de junio de 201fallecía el cervantista José Rosell Villasevil. Sirva como homenaje este artículo escrito el  de agosto de 2012 y que,por la cultura viva,digna y participativa de San Clemente de La Mancha,deseo pierda toda su vigencia.

D.E.P. cervantista Rosell y ojalá desde Allá en Lo Alto nos sigas ayudando a evitar  que DON QUIJOTE  HUYA DE SAN CLEMENTE

 
     A través de un familiar a quien, a su vez,un tercero  ha enviado el recorte,he conocido el artículo que a continuación reproduzco y que es Opinión publicada en el diario ABC de fecha 26 de julio de 2012 por Don José Rosell Villasevil, manchego investigador cervantino que participó en reiteradas ediciones de las extintas Jornadas Culturales “Rus en El Quijote”.

     Opinión crítica,ciertamente,de quien estima que hablar de Rus o San Clemente, que tanto monta como montaron la regia pareja que a San Clemente dio el título de villa, y hablar de Cervantes y El Quijote, es predicar y no precisamente en los días que anteceden al de Rus, cuando la iglesia parroquial se llena de feligresas ávidas de escuchar los sermones del novenario.

     Opinión crítica que en gran parte comparto porque bien conozco mi pueblo y sus gentes,que no vale elchauvinismo de quien cree que amar no significa conocer. Es el conocimiento el que engendra el amor y sólo así,con él,podemos afrontar la superación que siempre hemos de exigirnos y exigir.

     Cierto que,como dice el Sr.Rosell,se han venido realizando cerca de una decena de jornadas en torno al tema “Rus en El Quijote”.Jornadas a las que nunca fui ajena.Antes bien,me cupo el honor de ser parte del germen gracias a aquellas Jornadas sobre Cultura y Desarrollo que para el Ayuntamiento de San Clemente diseñé y coordiné en el otoño de 1999.Y más aún,porque igualmente me cupo el honor de apoyar públicamente las que en el año 2000 fueron las I Jornadas, dentro de aquella etapa de “mili política” que todo ciudadano debería hacer pero que, porque cosas veredes, hoy casi me avergüenza confesar que !voto a Rus que no diera yo un ardite por la capacidad cultural ni política de quienes vienen siendo representantes públicos de esta tierra que es La Mancha y es Cuenca¡

     Cierto que,junto a la CULTURA,e incluso previamente,existe una estrategia que se llama PARTICIPACIÓN y que no se supo lograr en dichas Jornadas.Predicar en desierto…bastante.Faltó la sensibilización permanente que sólo es posible con una transversalidad por la que,como bien apunta D.José,ni administradores ni administrados-lease autoridades y ciudadanía-supieron apostar.

     !Ay de las habilidades sociales¡ ! ay de la escasa e incluso  a veces nula valoración de nuestros recursos¡ Económicos,por supuesto,que no en vano estamos en crisis.Una crisis que antes que material es de valores HUMANOS: esfuerzo,confianza,unión,generosidad,empatía…

     Que no sólo de pan vive el hombre y en esta tierra parece que,hartos de pan,no vemos más allá de

otras necesidades.La EDUCACIÓN primordial pero ésta parece que,definitivamente, quedará en manos privadas. Triste, sí,Sr. Rosell.Más no todo está perdido.Que cada palo,sí,aguantará su vela y hago voto a Rus de que la de San Clemente ondeará con nuevos y mejores vientos,que no faltarán manos firmes y solidarias  de valientes comprometidos en un futuro mejor que un presente que amenazan grises nubarrones.

     No todo está perdido,no.Don Quijote no huye de San Clemente como no pueden huir de su cauce las aguas del Rus,por escasas que a veces sean.Tampoco ningún hijo de su afiliación, que es innata,personal e irrenunciable.San Clemente seguirá siendo lugar cervantino aún cuando a veces sus hijos renieguen de ello.Y vendrán tiempos mejores,segura estoy de ello.Aún cuando ya no todos los vivamos pero !voto a Rus que allá donde me halle siempre habrá un pensamiento, una sonrisa y una ilusión para ese lugar de La Mancha cuyo nombre ojalá sepamos mejor honrar¡ 

     San Clemente es un lugar cervantino por varias razones», decía Luis Astrana, in situ, en inolvidable conferencia impartida por el gran cervantista el día 7 de mayo de 1959 ante un auditorio ignorado de la emblemática villa conquense. Cuatro décadas más tarde, un inquieto y culto sanclementino, Antonio Víllora, iniciaba desde la A. C. «Aguamiel» las bellas Jornadas «Rus en el Quijote» que han venido celebrándose durante once años, en muchas ocasiones en torno a la ermita centenaria de la Virgen de Rus, ubicada en un lugar paradisíaco, microclima envidiable de fauna y flora singulares a la vera del galán, no por pequeño menos apuesto y hermoso río Rus.
Efectivamente Cervantes, conocedor profundo de aquel terreno, hace discurrir a sus personajes don Quijote y Sancho, en compañía del simpático loco de la erudición, «el Primo», posiblemente nativo, por esas benditas tierras de la Mancha montearagonesa en su ruta hacia el reino, precisamente, de Aragón.
Son los capítulos XXIV, XXV y XXVI de la II parte de la obra inmortal donde se narra su estancia en la ermita, en la que Sancho pide el vino «caro» de aquellas cepas locales incomparables, y donde tiene lugar, un poco más arriba, la narración del cuento del rebuzno, así como la representación del Retablo de Melisendra, a cargo del pícaro ilustrado Ginés de Pasamonte, a la sazón bajo la identidad de maese Pedro.
En esa venta de Las Lomas a que nos referimos, se desarrollan quizá los más sabrosos pasajes del eterno best-seller cervantino.
El año dos mil comenzaban las Jornadas que en el presente, con excusa de la manida «crisis», han sido suprimidas. Por San Clemente, antaño objetivo de reyes y señores, ha pasado ahora lo más florido del cervantismo y se han dado cita las notas más altas de la erudición; mas ha sido predicar en el desierto. San Clemente no se ha enterado.
Ni las autoridades civiles, aunque lo subvencionaran, ni las religiosas, porque no entendieron la perfecta simbiosis Ermita de Rus/ Miguel de Cervantes, ni los entes sociales, que han colaborado inclusive a la destrucción ecológica del extraordinario paraje… Solamente Sancho, magnífico precursor de futuras incongruencias, dejó para siempre flotando en el aire aquella sentencia que es digna de mármol y bronces: «¡Voto a Rus!».
No sufras, amigo Antonio, noble caballero del más bello conjunto histórico de la provincia de Cuenca; tú no has fracasado, es tu pueblo quien ha incurrido en la apática burda indiferencia.
Y Cervantes, glorificado por el tiempo, no lleva prisa alguna para ser reivindicado en San Clemente, ya que el tiempo es el único concepto infinito a quien, precisamente, le sobra todo el tiempo del mundo.
Que cada palo aquí, en lo finito, aguante su vela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s